Fin del 2012, el año de las revelaciones… y ¡Feliz 2013!

Fin del 2012, el año de las revelaciones… y ¡Feliz 2013!

Menudo año. Estamos ahora en Hampi, en el restaurante Laughing Buddha de nuestro querido amigo Deepak, con vistas al río Tungabhadra y a la pirámide del templo principal, hace sol y calor, es 31 de diciembre, y este año se acaba, y en unas horas empezará otro. Estamos en tiempos extraños, siempre los tiempos nos parecen extraños, pero este año ha sido muy curioso.

 Se ha hablado mucho del fin del mundo, de la llegada de un nuevo tiempo, de la crisis económica, de la guerra, del cambio. Creo que ha sido un año de grandes revelaciones en el que mucha gente se ha dado cuenta de que muy sutilmente, hay personas que mueven nuestros hilos a su antojo, y que juegan con nosotros como si fuéramos peones, y mueven  las vidas de miles de millones de personas según les conviene.

 Este año 2012 estaba en el punto de mira de mucha gente, muchos hicimos planes para concluir ciclos y tareas antes de que acabara este año, muchos tenían miedo de que algo grave pasara, muchos esperaban un gran cambio tanto en el mundo político, como financiero, como espiritual. Se hablaba del Apocalipsis, de la revelación, y al menos para nosotros, si ha sido un año de revelaciones.

 Cuando andas en un bosque en busca de una salida, y te rodea una bruma a veces oscura y a veces rosácea, a veces fría y a veces calurosa, no se puede encontrar el camino. Y el camino puede ser fácil, sólo hay que continuarlo confiando en que el bosque terminará en algún punto, siguiendo el propio instinto y aprendiendo cada día a sortear los peligros del bosque, y aprender a encontrar sus mejores frutos. Pero esa bruma empalagosa, nos pierde, nos adormece , y nos paraliza el camino, a veces asustándonos y a veces engatusándonos con sus encantos. Creo que para mucha gente esa bruma empalagosa se va despejando y este año ha caído el velo. Vamos despertando del letargo de siglos o milenios en el que los gobernantes y religiosos nos han tenido sumidos en la ignorancia. Otros muchos siguen rodeados de la niebla dándoles una de cal y una de arena; una de comodidad y seguridad y otra de miedo y control.

 Por ejemplo, siempre desde mi punto de vista, totalmente subjetivo, este año nos hemos dado cuenta en muchas partes del mundo de cómo la banca y sus perros guardianes, los políticos, eran los principales responsables de la famosa crisis. Nos hemos dado cuenta cómo esta crisis ha sido orquestada y perfectamente organizada, en diferentes países y de la  misma forma, para endeudarnos más, comprar países como baratijas, y tenernos más controlados y con la correa más corta.  De cómo los bancos llevan años lanzando el anzuelo y de cómo tantísima gente ha picado, y ahora están recogiendo las redes y están bien llenas ( recibiendo intereses de deudas, quedándose con pisos hipotecados, comprando empresas de países empobrecidos, comprando deuda, comprando todo). Ahora mucha gente se está percatando de esto. Nos han convencido en los medios y de la  manera más sutil, de que está claro de que los responsables somos nosotros por habernos dejado seducir por el dinero que nos dejaron los bancos que ni siquiera tenían, de que “ hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, y de que los bancos y políticos no son culpables de esta crisis. Creo que eso es como decir: “estúpidos peces que picaron el anzuelo, deberían no haber comido del anzuelo la rica lombriz, ya tenían suficiente con el plancton. Si ahora les hemos pescado es su problema, por tontos.”  Entonces, nuestros políticos, y sus compinches banqueros, no quieren nuestro bien, quieren que piquemos y caigamos para ellos beneficiarse. Porque ellos trabajan con buenos economistas y todos sabían lo que iba a ocurrir y callaron y ocultaron. ¿tiene alguien alguna duda de qué esto es así?…si, muchísima gente todavía, pero cada vez nos daremos más cuenta, hasta que nos demos cuenta todos y dejemos de querer seguir engañados. Algún día quizás.

 Lo mismo ocurre con el tema espiritual, para nosotros también ha sido el año de las revelaciones, pero no de revelaciones divinas en forma de rayos de luz o rosas místicas si no que ha caído el velo de los que de alguna manera también muy sutil controlan nuestros caminos y conductos de información espirituales.  La luz está ahí, el final del camino y el final del bosque están ahí, pero la niebla nos impide ver con claridad y esa niebla la crean las grandes religiones y la nueva gran religión llamada New Age, o Nueva era, que sutilmente y sin reunirlas aparentemente engloba un enorme grupo de escuelas y pseudos maestros, e iluminados que nos ciegan de tanto brillo, y nos enredan y nos hacen dependientes y nos alejan de la realidad del momento presente. Estas cosas no las hemos leído en Internet o  en ningún libro, las hemos hablado con cientos de personas de muchos países diferentes, y hemos coincidido en conversaciones con gentes de todo el mundo, y hemos comprobado cómo gente de todo el mundo está viendo claramente quien está perturbando la estancia en este planeta. La conspiración ya no es una conspiración, es una obviedad. Siempre ha sido obvio, pero nuestro estado de conformidad y comodidad nos ha cegado. 

 Este año hemos comprobado cómo en muchas de las filosofías alternativas nos siguen manteniendo idiotizados esperando mesías y salvaciones, nos siguen despistando con formas y colores de la Realidad esencial de la vida. Hemos comprobado como las supuestas profecías mayas eran un fraude, cómo tanto rollo con la ascensión planetaria ha sido un cuento de hadas y de que la mayoría de los Crop Circles  (maravillosos eso si) han sido realizados por manos humanas. Comprobamos que en Internet se cuela mucho estafador, mucha mentira y de cómo la desinformación es el pan nuestro de cada día. Nos hicieron creer que en las olimpiadas iba a pasar algo malo, y que ahora en diciembre también.

  Sólo nos queda fiarnos de nuestros sentimientos y que estos sean lo menos inducidos por la mente juzgadora judeocristiana que tanto tenemos arraigada. De nuestras intuiciones, de la gente en la que confiamos, y de nuestro sentido común que es el menos común de los sentidos. No creo que podamos luchar contra ese control-autoridad  que lleva milenios atrapándonos y ordenándonos. Cualquier lucha es volteada y canalizada en su favor, son muy listos. Sigo pensando, y a lo mejor es un error, que en vez de luchar contra ellos, prefiero ignorarlos, desobedecerlos, reírme de ellos, no hacer negocios con ellos,  depender de ellos lo menos posible, y no pedirles nada. Creo que los gobernantes de los países del mundo, políticos, la banca, las religiones, y sus guardianes, policía y ejercito, no son dignos de mi respeto, no han demostrado que han cuidado de la humanidad y del planeta , si no todo lo contrario, con lo cual quiero los menos tratos posibles. No quiero seguir alimentando este genocidio a la Tierra y a sus habitantes, con lo cual elijo otra realidad dentro de este mundo. No digo que sea lo mejor, para mi, y para muchos otros si. ¿ y la pregunta del millón?… ¿si no quieres formar parte de todo eso por qué vas en avión, tienes pasaporte, vas a veces al médico, y utilizar el petróleo y la carretera y compras la comida en el supermercado?… por que estoy aprendiendo poco a poco a desengancharme de todas esas cosas, por que las estoy utilizando para ver y aprender del mundo, porque soy humano y también he mordido muchas veces el anzuelo. Por que ahora que tengo más claro lo que no quiero para mi ni para mis descendientes, empezaré a actuar. Ahora  para nosotros es tiempo de reaprender, de volver a cultivar la tierra sin utilizar químicos, y no depender de supermercados ;de aprender medicinas y terapias sanadoras ancestrales que siempre han funcionado, para independizarnos de hospitales y farmacéuticas. Para desarrollar nuestra compasión y sentido común e intuición para no necesitar que nadie nos gobierne y nos mande, y olvidarnos de los políticos y su estafa llamada democracia. De desarrollar nuestras mentes y corazones para no depender más de intermediarios entre lo divino y nosotros, para no dar más poder a los estamentos religiosos, a crear nuestra propia riqueza y ser independientes, a generar nuestra propia energía, a volver al trueque y el intercambio libre, para no depender de los usureros y banqueros. Para ser menos invasivos  pero saber cómo auto defendernos para no depender de las fuerzas del estado. A estar más contentos con lo que tenemos y a ser más felices por el hecho de vivir, y así estar más altos de ánimos y no tener que consumir tantísimo, ya que la tierra está al límite de sus recursos y equilibrio.

  Es una utopía, un sueño de independencia. Pero no de la falsa independencia de un estado central, para pasar a la dependencia y control de un estado autonómico. Si no de independencia verdadera. Un sueño sobre el despertar del sueño y empezar a vivir libres   (no libres para escoger el coche, la casa, el colegio, y el color de la pared, el supermercado en el que comprar o la marca de queso a comprar, o la marca de vino, el partido político a votar, o la marca de la farmacéutica que nos de esa pastilla…) si no libres de mente. Libres para elegir el vehículo que menos contamine; un hogar construido con materiales sanos y naturales; una educación libre de espíritu de competencia y programación mental para el consumo; para elegir que plantar o qué semillas poner y donde abastecerse de alimento; para hacer de manera natural y vender o intercambiar nuestros quesos y vinos, sin que la Comunidad Europea nos los llenen de químicos, impuestos y sulfitos; para elegir realmente a los que verdaderamente se preocupen del bienestar del colectivo; y libres para elegir qué terapia nos beneficia más sin perjudicar al cuerpo y sin enriquecer a unos pocos empresarios a costa de la salud del resto. Poco a poco, vamos conociendo mucha gente de muchos lugares del mundo con la misma visión, la misma manera de ver la vida, el mismo rechazo a la bruma que nos atonta, con los mismos proyectos.

 Estamos empezando, poco a poco vamos aprendiendo cosas, practicando, ordenando ideas y haciendo contactos. Cada uno es libre de elegir; el que quiera seguir en la rueda y la máquina que siga, si lo disfruta… y el que quiera optar por un cambio, que vaya empezando ya, que este año que entra 2013 puede ser un buen año para empezar con proyectos y a centrarse un poco en que algo realmente tiene que cambiar, la tierra lo está pidiendo a gritos.

 Mañana nos vamos a Kerala a hacer cursos de Masajes y terapias ayurvédicas, a continuar con terapias utilizadas y comprobadas durantes siglos, sin los efectos secundarios de nuestras terapias.

 Que paséis un feliz cambio de año y este que entra llevemos un poco más las riendas de nuestras vidas y seamos un poco menos egoístas. Y por favor, ponerme algún comentario de este blog, me encantaría saber qué opináis, o qué pensáis, para no sentirnos tan solos. Es un placer enorme saber que hay gente que piensa lo mismo, y entender por qué otra gente piensa de otra manera. 

   Un abrazo enorme desde el sur de la india, en Hampi.

By | 2018-05-31T09:19:44+00:00 diciembre 31st, 2012|Blog|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »